4 de octubre de 2012

Feliz día de los animales

4 de octubre, día internacional de los animales


Supongo, querido San Francisco de Asís que, a estas alturas, ya sabrás que no hay peor desgracia que nacer perro, gato, tigre, león o toro , por ejemplo, en nuestro país…
Si eres perro o gato perteneces a esa legión de más de 600.000 de animales que habitan en nuestros hogares pero, de los que entorno a un diez por cierto cada año dejan de hacerlo. Se trata, en total, de medio millón que recibe como respuesta a su entrega y amistad, una patada en el trasero y un billete directo a la cola del paro… Porque no olvides nunca que, para un perro o gato, ser abandonado es como quedarse desocupado sin amigo humano al que entregarle su vida.
Por otro lado, si por aquellos azares del destino, vienes al mundo siendo tigre, león o mono, por ejemplo, has de saber que, en un número muy elevado de casos, no verás sabana, valle, ni selva alguna en toda tu vida. Tus días trascurrirán rodeados de árboles de hierro y rocas de imitación con olor a cemento. Te olvidarás de correr si es que alguna vez lo hiciste y acabarás convertido en el recuerdo de una tarde de zoo.
Y qué decir si naces cerdo, gallina o conejo de granja… ¡Mala vida, mala muerte! Hacinados, sobreviviendo sobre el lecho, caliente y húmedo, que forman sus propios excrementos crecen rápidamente para morir, más pronto que tarde, en cualquier matadero existente.
Claro que, si finalmente el destino te guarda la triste broma de nacer toro en nuestro país, estás en desgracia amigo. Te criarán como bravo y, periódicamente, acudirán para derribarte con las lanzas en el campo. Y, cuando superes todo eso, quién sabe si tendrás el triste honor de que hagan de tu muerte una fiesta. Y así, una tarde cualquiera, morirás ensangrentado y dolorido sobre la arena de la plaza, mientras una banda de música acompaña tu agonía.
¡Ya ves que panorama, querido santo! Tú que hablabas con los animales, que eligieron tu nombre para dar forma al día internacional de los animales y, después de tantos años, todo continúa igual…
Pero, no creas, no todo está todo perdido. Tú sabes que es posible transformar esta realidad. No es necesario abrir las entrañas del mundo, ni mover montañas ni océanos… Simplemente, hay que enseñar al hombre que los animales son sus vecinos en el planeta y que, cuanto más los respetan, más se respetan a ellos mismos.

¡Feliz día de los animales!

0 comentarios:

Todas las imágenes son propiedad de La Sonrisa de Kuzca y colaboradores.